Sensory Bites // La cerveza de leche: ¿una realidad próxima?

Publicada el 9 mayo, 2018

Las necesidades de innovación en la industria alimentaria llevan a la investigación en nuevos sabores. Si no hace mucho nos sorprendía la pizza de chocolate, ahora le llega el turno a la cerveza de leche, un concepto tan extravagante como atractivo.

Cerveza de leche francesa

Ya en 2005, el nombre de Marcel Besnard alcanzó cierta repercusión. “Todos pensaron que estaba loco por intentar hacer un alcohol a base de leche“, declaró en aquel entonces. Su motivación para intentar el experimento nació de  los bajos precios y las estrictas cuotas europeas respecto a la leche. Ambos aspectos lo llevaron a considerar otras formas de comercializar la bebida láctea por excelencia.

La cerveza de leche de Besnard, bautizada como Lactiwel, se fabrica a partir de  leche y malta. Contiene un 2% de alcohol y se elabora mediante un proceso de fermentación similar al de la cerveza tradicional. Excepto que en lugar de levadura de cerveza, Bernard utiliza levadura de kéfir. El francés también ha desarrollado un método para cambiar el contenido de grasa saturada de la leche. Con una producción anual inicial de 300 botellas por semana, se vendía sobre todo en pequeñas tiendas, festivales y mercados.

A partir de esta idea, la norteamericana Left Hand Brewing Company lanzó en 2017 su Milk Stout, una cerveza oscura y tostada. Esta nueva cerveza de leche destaca por su sabor dulce. El dulzor se consigue mediante la adición de lactosa en polvo, que le da un cierto aroma de café con leche. Se trata de una cerveza poco convencional que ha ganado varias medallas de oro, tanto en los Estados Unidos como en Europa. Aunque ni esta versión ni la invención francesa de 2005 han alcanzado altas cotas de mercado, la semilla ya está plantada.

Cerveza de leche con origen en Japón

La empresa japonesa Abashiri ha creado una nueva cerveza de leche y la ha bautizado con el nombre de Bilk. Una mezcla de los nombres en inglés de cerveza (beer) y leche (milk). Se trata de un producto cuyo público objetivo es femenino. En cuanto a su origen, nace como respuesta a una producción excesiva de leche en las granjas del país del sol naciente.

Esta cerveza de leche se elabora a través de un proceso basado en el efecto de la temperatura sobre la leche. Inyecciones de aire caliente elevan la temperatura de la leche.  Más tarde se añaden levadura de cerveza y mosto. En ese momento comienza la fermentación. La bebida adopta el sabor y el color del té con leche. Cuando se enfría, adquiere el color final de la cerveza.

En la actualidad ninguno de estos tipos de cerveza de leche se puede encontrar en los frontales de nuestros supermercados. Tampoco se sirven en cervecerías especializadas, pero el germen de una cerveza láctea ya está aquí. Se trata ahora de observar los movimientos del mercado para saber si tendrán éxito o no.  La búsqueda de nuevos sabores y la necesidad de aprovechar al máximo los recursos nos llevan a crear productos que pueden resultar chocantes. Si la cerveza de leche ha llamado tu atención, te proponemos combinarla con galletas horneadas por inteligencias artificiales.


No hay respuestas a "Sensory Bites // La cerveza de leche: ¿una realidad próxima?"


    ¿Tiene algo que decir?